Ciclo, mar y viento.

Instalación, 2012.
El planeta gira dentro de sus propios límites, los años pasan y los ciclos se repiten. La maquinaria que permite enterarnos de este fenómeno es una abstracción del sistema solar. La tierra está formada de mares y estos producen nuestro oxígeno y las nubes que cubren nuestros cielos, los ciclos que conforman la vida en la tierra, son un dispositivo que gira en sí y se mecaniza de tal forma que la máquina, que pretendemos entender, es nuestra propia artificialidad, un ciclo que se repite, una máquina que respira y consume lo que le rodea, un camino que esta definido y que gira sin saber donde esta el centro de nuestra inercia a destruir lo que nos rodea.